En digital no sobrevive el más fuerte, sino el que mejor se adapta al cambio